¿Te estás acostando con una chinche?

img_PicadurasChinches_BooBugs

Si te gusta dormir con poca ropa, ¡cuidado! A las chinches les encanta aprovechar esta oportunidad para atacar, y que te levantes con ronchas rojas en los brazos, piernas, pies, manos y cuello. No siempre es un mosquito, las picaduras de las chinches de cama son molestas y dolorosas; algo que no se lo desearías ni a tu peor enemigo. Revisa tu cama, pero recuerda que ellas son diminutas y muy sigilosas. Se esconden el día a no más de 10 pasos de su fuente de alimento, o sea tú. El colchón, cualquier mueble de madera, alfombras e incluso interruptores son sus lugares favoritos para ocultarse.
¿Cuántas veces haz dicho dicho “me voy a poner a dieta” y sigues comiendo? Pues estos bichos pueden pasar hasta 500 días sin alimentarse, durmiendo y reproduciéndose de manera impresionante. Esto significa que pueden convertirse en un problema sin que te des cuenta, sobre todo porque pueden poner alrededor de 200 y 500 huevecillos.

5 PUNTOS PARA SABER SI HAY CHINCHES EN TU CAMA.

  • Las picaduras son pequeñas y tienden a formar líneas o “caminitos” continuos.
  • Si despiertas y encuentras manchas de sangre no te asustes. Es una señal de que puedes tener chinches en la cama.
  • Alrededor de sus escondites se llegan a observar pequeñas manchas de heces, principalmente en los muebles cerca de tu cama.
  • Si de un día a otro presentas síntomas de alergia, puede que sus mudas de piel sean las causantes.
  • Dejan un olor dulzón un tanto desagradable. Nosotros no podemos percibirlo fácilmente, pero sí nuestras mascotas.

Si en algún momento eres víctima de las chinches de cama: lava la zona afectada con agua y jabón, pon un poco de pomada para calmar la comezón y si te infectas por rascarte demasiado acude al médico. Estos diminutos bichos pueden transmitir la enfermedad de Chagas, generando fiebre de hasta 40°C, problemas digestivos, dolor abdominal e insuficiencia cardiaca.

A LAS CHINCHES NADA LAS DETIENE.

Es importante considerar el hecho de que las chinches no le hacen el feo a nada. Les da lo mismo tu edad, sexo, una cama limpia o una habitación sucia, tu propia casa o un hotel de la mejor categoría. Podrían viajar a través de tuberías o hasta transporte público, con tal de tener una oportunidad para esconderse y conseguir darte una buena mordida. Las plagas de chinches suelen darse fuera de nuestra vista y en lugares inimaginables pero, ¿por qué son tan buenas escondiéndose? Poseen un cuerpo plano y son expertas arrastrándose. Quizá tú no veas chinches vivas, y casi seguro que tampoco las oirás, pero no dejes que eso te engañe. Debes recordar que estos desagradables bichitos pueden entrar a tu casa de muchas maneras. La más común es escondidas en el equipaje y tu ropa; se pegan ahí al tener contacto con cualquier lugar en donde estén, sobre todo cuando viajas y te hospedas en algún hotel. En estas ocaciones procura no dejar tu equipaje en el piso o la cama, utiliza el porta equipaje, al regresar a casa lava tu ropa con agua caliente y jabón, aspira las cosas que no se puedan mojar y revisa bien las costuras y dobleces.
¿Qué dices de esas ocasiones en las que has pensado llevar a casa un mueble de una venta de garage? Los muebles usados pueden ser fuente de una plaga de chinches. Cuando lleves colchones, alfombras, armarios o mesitas de noche inspecciónalos minuciosamente antes de que entren a tu casa.

Ahora, ¡las buenas noticias! A pesar de todo lo que estás leyendo en este artículo, no todo está perdido. Si te has percatado de una invasión de chinches, es importante que actúes rápidamente y no te conviertas en su comida. No les ofrezcas demasiados escondites donde puedan cobijarse así que:

  • Aspira el colchón y los muebles cercanos, despégalos de la pared y cúbrelos con cubiertas de vinilo, ten en cuenta que se esconden en grietas muy estrechas así que es momento de sellarlas.
  • Puedes colocar una taza llena de talco o aceite debajo de cada pata de la cama y atraparlas cuando intenten subir o bajar.
  • Ocúpate de las cobijas y almohadas lavándolas con agua caliente para desinfectarlas. Aspira semanalmente las cortinas y alfombra evitando que se acumulen. Y aunque estas medidas preventivas suelen ser efectivas, nunca podrán remplazar la ayuda que puedes obtener de un experto en plagas.

Ahora ya lo sabes: las chinches de cama no viven solo en los colchones, pueden estar en cualquier parte de la casa. Y recuerda evita tener desorden en tu habitación porque esa es una clara invitación a que se queden.

Mantente alerta, y procura no dormir con chinches. Si identificas el comienzo de una invasión de estos bichos, llámanos antes de que se conviertan en una pesadilla para ti.

About the Author

adminwordpress
Empresa mexicana líder en el control y eliminación de plagas desde 1994: chinches, ratas, alacranes y más. Operamos en Campeche, Tabasco, Querétaro, Celaya, Puebla, CDMX y Área Metropolitana.

Be the first to comment on "¿Te estás acostando con una chinche?"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*